Beautiful Blog

Los cortadores de caña de azúcar

Trabajan para la mayor compañía de azúcar en África y la tercera en el mundo: Zambia Sugar. Ellos son los que cortan las cañas de azúcar en las plantaciones que recorren el paisaje de los alrededores de Mazabuka, llamada también “la ciudad más dulce de Zambia”.

Viven en pequeñas habitaciones que la compañía les ofrece en distintas zonas de la ciudad. En Nkabika se alojan unos 250 trabajadores de los más de 1.200 que trabajan como cortadores. Estos temporeros, que vienen de distintas partes de Zambia hasta Mazabuka para pasar los meses de la recogida del azúcar, de abril a diciembre, se quejan de las condiciones del trabajo y de lo duro que es estar tanto tiempo fuera de casa.

“Echo de menos a mi mujer y mis hijos pero tengo que enviarles el dinero y si digo que no, otra persona ocupa mi puesto mañana mismo”, reconoce Moses que es el cuarto año consecutivo que se traslada desde la provincia del norte para hacer este trabajo. Me enseña la pequeña habitación que comparte con otro compañero donde solo hay dos colchones y algunos electrodomésticos básicos donde se las apañan como pueden para cocinar ya que no disponen de cocina propia. El baño y las duchas son exteriores y comunitarios, uno por cada 10 pequeñas viviendas. 

Moses me invita a pasar al interior y se pone las protecciones de metal que deben llevar en las piernas si no quieren cortarse con la azada que utilizan para trabajar en las plantaciones. Tiene algunos cortes pero me dice que no son nada graves. “Nos encontramos muchas serpientes mientras vamos cortando, tenemos que tener cuidado también con ellas”, dice sonriendo. En Zambia no es raro encontrarse con distintas especies, desde la cobra hasta la mamba negra, una de las serpientes más venenosas.

“Trabajamos 14 horas diarias por un sueldo que no es justo”. “Además, lo supervisores nos controlan a diario y si no conseguimos el objetivo marcado, nos echan”, dice el cortador. Otros dos compañeros asienten y comentan que el alto desempleo hace que, aunque las condiciones no sean buenas, la gente las acepte sin rechistar. 

Post a Comment